lunes, 19 de septiembre de 2011

las energías solar y eólica hacen pie en Alemania

En Alemania, el objetivo  fijado para 2010 de un 12,5% de energías renovables en la producción eléctrica nacional fue alcanzado a mediados de 2007. El éxito de los programas que apuntan a promover este modo de energía se debe en gran parte a la iniciativa auónoma de las ciudades y de las regiones, afianzada luego por una ley federal.
Los pocos países que apostaron a las energías renovables sin preocuparse por el curso de las negociaciones mundiales han logrado mayores avances que todas las iniciativas tomadas a nivel internacional: sus decisiones autónomas no chocan, en el plano nacional, con la dificultad de conciliar demasiados intereses divergentes. La autonomía de decisión de que disponen las ciudades que lanzaron las primeras iniciativas explica también este éxito, ya que las municipalidades dependen menos del "complejo político energético" que los gobiernos nacionales.
Muchas pequeñas ciudades (especialmente en Alemania y Austria) se fijaron el objetivo de autonomía energética comunal del 100%, y en algunos casos ya lo han alcanzado. La conexión en red de la electricidad solar se inició en los años 1990 en más de 90 ciudades alemanas. 
Este éxito no hubiera sido posible sin la "remuneración dela inversión" de la base industrial necesaria para el programa "100.000 techos solares", lanzado por el gobierno alemán en 1999.
Este avance permitió evitar la emisión de más de 100 millones de toneladas de CO2, aportando así una contribución notable a la protección climática.
Esta medida constituye también un motor en materia de empleo (más de 214.000 nuevos empleos), inversiones y de exportaciones (más del 70% de los generadores fueron exportados).
Todos estos logros explican que más de 40 países en todo el mundo hayan copiado esta ley; incluso el parlamento de Michigan, EEUU: debate su sansión. Desde el año 2000, más del 95% de las inversiones provienen de empresas privadas o de empresas energéticas comunales. 
El ejemplo de Alemania indica los ejes principales para una penetración de las energías renovables:
- Un acceso a la corriente eléctrica independiente y descentralizado (en vez de una concentración en los sitios internacionales reputados "económicos").
- La descentralización política y la amornización del mercado.
- Inversiones autónomas orientadas al estricto objetivo de la economía energética.


Necesitamos aprender de estos países, que buscan una solución inteligente a un problema    complejo. En nuestro país es casi nula la producción de energía a partir de fuentes renovables,aportamos de manera constante al calentamiento global.


Ya sabemos que el cambio es posible, entonces, para cuando?


                                                                            
                                                                                       Fuente: "El Atlas III", Le monde diplomatique

lunes, 5 de septiembre de 2011

Fuentes alternativas II

La electricidad representa alrededor del 16% de la energía mundial, y es en ese sector ampliamente dominado por el carbón y el gas donde las fuentes de energía renovable encuentran su lugar.  Pero pese a representar formas limpias e inagotables, hay quienes siguen poniendo en dudas sobre si realmente representan un progreso real.

Dos tipos polémicas están a la cabeza de estos debates: aspectos técnicos-económicos (potencia real, eficacia económica, utilidad energética) y cuestiones ambientales (modificación del paisaje, ruidos, seguridad de los animales, etc.)
Con respecto a los costos, es verdad que este tipo de energías suelen ser un poco más elevadas que las tradicionales pero también es cierto que la electricidad renovable va en aumento, debido a la escases de combustibles. Otro diferenciador es que luego de la compra de la fuente de energía (paneles solares, molinos, etc.), en el largo plazo la energía obtenida será notoriamente más barata ya que elimina los gastos de transporte, la distribución, la comercialización y los impuestos de la energía tradicional que representan más de un 70% de la factura real.
La multiplicación de estas fuentes de energía parece inevitable y necesaria. Será entonces en beneficio de todos si se realizan en condiciones óptimas de respeto por los teritorios y mediante la apropación de los proyectos por parte de los ciudadanos. Abajo te contamos como funcionan otras 3 fuentes de energía sustentables.

Energía solar: la forma más simple de aprovechar la energía solar es calentar agua. Para ello bastan paneles solares que capten la energía en forma de calor y la transfieran a depósitos donde se acumula el agua. Para producir electricidad se utilizan grandes concentraciones de paneles termosolares (generan vapor que hacen mover las turbinas) o bien células fotovoltaicas de silicio que transforman directamente la energía solar en eléctrica. Los paneles solares se encuentran en el mercado desde hace más de 1 década, y su precio va en descenso. Es una de las formas más baratas de energía y se utiliza mucho en residencias alejadas de las ciudades que no cuentan con acceso a la red tradicional.

Biodigestores: es un sistema natural que aprovecha la digestión anaeróbica (en ausencia de oxígeno) de las bacterias que habitan en el estiércol de distintos animales de granja, para transformarlo en biogás y fertilizante. El biogás puede ser empleado como combustible en las cocinas, calefacción o iluminación, y en grandes instalaciones se puede utilizar para alimentar un motor que genere electricidad. El fertilizante, llamado biol, inicialmente se ha considerado un producto secundario, pero actualmente se está tratando con la misma importancia, o mayor, que el biogás, ya que provee a las familias de un fertilizante natural que mejora fuertemente el rendimiento de las cosechas. Los biodigestores familiares de bajo costo han sido desarrollados y están ampliamente implementados  en países en desarrollo, proporcionando una fuente de energía limpia y eficiente, además de ayudar a solucionar un gran problema: el estiércol de vaca es uno de los principales responsables del calentamiento global, ya que emite muchísimo metano a la atmósfera, y mientras más carne comamos (la tendencia mundial está en aumento) mayor es el riesgo. Pero si se obtiene el metano y se quema el gas, el daño es cientos de veces menor.

Energía eólica: En el mundo miles de aerogeneradores aprovechan el viento para producir electricidad. Este tipo de energía experimenta un desarrollo sostenido (entre un 20%  y 30% de crecimiento anual) En total, un centenar de países cuentan con instalaciones de este tipo. Suelen estar dentro de proyectos de plantas productoras de energía que luego la distribuyen en las distintas ciudades, ya que tiene una inversión inicial muy elevada, pero su potencial técnico también lo es. 

jueves, 1 de septiembre de 2011

Energías renovables I


Cada año llega a la tierra, en forma de energía solar, el equivalente a 60 billones de toneladas de petróleo. Con que sólo se aprovechara un 1%, la población mundial alcanzaría el nivel de consumo energético de los EEUU, el país que más consume.
 El gasto de un ciudadano medio de dicho país es 16 veces mayor que el de un africano medio. El problema reside en el modo de aprovechar monetariamente una fuente de energía que es inagotable y que se distribuye gratuitamente.
La evidencia de que el consumo de combustibles fósiles puede llevar a un punto sin retorno, los más de 65 millones de barriles diarios de petróleo que consumimos y los 3.500 millones de toneladas que se queman cada año aceleran el efecto invernadero y, con él, el cambio climático global. Además la energía nuclear no es tan limpia, segura o eficaz como se preveía. En cualquier caso, conviene un cambio de mentalidad. Utilizamos más energía de la necesaria. Y ese derroche repercute en los países más desfavorecidos.
 Últimamente se apuntan soluciones de tipo autosuficiente, que favorecen el ahorro y que no son contaminantes. De cualquier manera el debate sigue, la aplicación de este tipo de energías tienen, inevitablemente, un impacto en el medio ambiente. Animales y plantas de distintos biomas deben convivir con maquinarias, muchas veces peligrosas que dañan, no solo el paisaje, sino también su forma de vida y los exponen a peligros directos. Pero  creemos que esté es el camino, el del debate en las formas de aplicación menos dañinas, respetando al resto de los seres vivos con quienes compartimos el planeta, que proporcionan un equilibrio del cual dependemos directamente.
Por eso es importante comprometerse con estos cambios, y participar de manera directa en el debate de cuales son las más prácticas, eficaces y sustentables. Aquí te comentamos un poco de que se tratan alguna de las energías renovables más utilizadas en el mundo (habrá una segunda parte para que no sea tan largo), para que nosotros también formemos parte del cambio.

Minirepresas: las minirepresas hidráulicas generan electricidad allá donde se precisa, no alteran el curso del río, no requieren grandes masas de agua y el impacto ambiental es mínimo. China dispone de más de 100.000 instalaciones de este tipo, con las que suministra electricidad a dos tercios de la población rural y a un tercio de la población urbana. Por sus costes de instalación y mantenimiento,  por sus costes de instalación y mantenimiento, y por su rendimiento energético, son una alternativa para los países en desarrollo.

Energía de mareas: Mareas, fuerza de las olas, gradientes térmicos y salinos, vientos oceánicos y corrientes marinas ofrecen un potencial energético enorme. La fórmula más habitual de aprovecharla consiste en separar un estuario del mar mediante un dique y aprovechar la diferencia de nivel que se produce con las mareas. Se utiliza en Francia y en Rusia, y se ha comprobado que es útil para generar electricidad en cantidades apreciables.

Energía geotérmica: los cinco kilómetros exteriores de corteza terrestre contienen 40 millones de veces la energía que pueden proporcionar las actuales reservas de petróleo y gas. Pese al enorme potencial, su aprovechamiento es dificultoso dada la dispersión de dicha energía. Con todo, no es imposible. En Islandia, el 80% de la población se beneficia de calefacción geotérmica y en El Salvador el 40% del consumo eléctrico total tiene este origen.