domingo, 16 de septiembre de 2012

El pueblo unido jamás sera vencido


A veces me pregunto si es útil avanzar en la búsqueda de un pensamiento de nuevo progreso, cuando las realidades son tan pesadas y urgentes, cuando la justicia medioambiental brilla por su ausencia y el que termina pagando la cuenta siempre es el pueblo.
El vacío jurídico y la falta de noción de delito ambiental nos acorralan y obligan a “costear” los problemas en vez de tratarlos de raíz.
Los resarcimientos en las grandes catástrofes generadas por empresas (en los pocos casos en los que los culpables fueron obligados a hacerlo) suelen ser económicos y sigue sin discutirse el tema de base. Necesitamos actuar sobre los causantes de la contaminación y dejar de realizar actividades que ponen en gran riesgo a la naturaleza y, por consecuencia, a la humanidad toda.
¿Por qué si sabemos las consecuencias irreversibles de la megaminería en el agua, las montañas y los ecosistemas no podemos simplemente pararlas? ¿Porqué luego de los desastres de Chernobyl o el inmenso derrame de petróleo en el Golfo de México (donde se derramaron más de más de 594.000 toneladas de crudo en mar abierto en el año 2010) las empresas petroleras siguen insistiendo en estas fuentes de energías en vez de estimular el desarrollo de alternativas? ¿Por qué en vez de redefinir seguimos emparchando este paradigma del progreso exacerbado, mirando hacia un costado y seguiendo este camino como si fuera la única opción?
El sistema capitalista, basado en el lucro a cualquier precio, es el gran responsable del desgaste ecológico. Las empresas toman sus decisiones sobre los costos económicos, no sobre los ambientales. Por esta razón es que se necesita de manera urgente que el estado tome cartas en el asunto.
Últimamente tuvimos la posibilidad de ver un gran auge de la llamada “conciencia verde” pero lamentablemente, en su mayoría, son distintas formas de pintar de verde la imagen de distintas instituciones con gran apoyo de publicidades “pseudoecológicas”, realizadas por otras empresas expertas en estrategias de lavado ecológico (greenwashing). Estas multinacionales (petroleras, cerealeras, mineras, químicas, farmacéuticas, y generadoras de electricidad) se jactan de acciones voluntarias, pero son las primeras en ejercer una implacable acción de lobby cuando se trata de sancionar regulaciones sobre sus actividades.
Las cumbres de Rio 92, Johanesburgo 02 y Río 12, no han servido más que para algunos discursos memorables (Severn Suzuki en el ´92 y Mujica en 2012) y para que las empresas aprovechen estas tribunas para intentar hacer olvidar su imagen de contaminadoras bajo la oportuna bandera del World Business Council for Sustainable Development.
Es por eso que es tan importante unirnos, organizarnos, y juntos reclamar leyes que obliguen a las empresas a hacerse responsables de cualquier tipo de daño que generen en el medioambiente y en la salud de los seres que lo habitan, y lo más importante, que sus sistemas productivos sean cerrados, sin desechos peligrosos ni contaminantes.
No podemos seguir esperando que las empresas tomen la iniciativa, los años han demostrado que ellas nunca lo harán.
Apoyar a ONGs como Greenpeace o Conciencia Solidaria, leer las publicaciones en internet sobre las últimas novedades, mantenerse informados a través de las redes sociales y apoyar los emprendimientos sustentables como Sustentator, La Bioguía, Revista Lima y tantos otros, colabora para crear esta gran red de personas que nos cansamos de esperar respuestas.
Particularmente, me gustaría invitarlos al programa de radio “Compost! Redefinamos progreso” todos los martes a las 22hs ( más AQUÍ) para informarse de las últimas noticias y debatir sobre las posibles acciones a realizar.

El pueblo unido, jamás será vencido.

Agustina Arnau.


lunes, 19 de septiembre de 2011

las energías solar y eólica hacen pie en Alemania

En Alemania, el objetivo  fijado para 2010 de un 12,5% de energías renovables en la producción eléctrica nacional fue alcanzado a mediados de 2007. El éxito de los programas que apuntan a promover este modo de energía se debe en gran parte a la iniciativa auónoma de las ciudades y de las regiones, afianzada luego por una ley federal.
Los pocos países que apostaron a las energías renovables sin preocuparse por el curso de las negociaciones mundiales han logrado mayores avances que todas las iniciativas tomadas a nivel internacional: sus decisiones autónomas no chocan, en el plano nacional, con la dificultad de conciliar demasiados intereses divergentes. La autonomía de decisión de que disponen las ciudades que lanzaron las primeras iniciativas explica también este éxito, ya que las municipalidades dependen menos del "complejo político energético" que los gobiernos nacionales.
Muchas pequeñas ciudades (especialmente en Alemania y Austria) se fijaron el objetivo de autonomía energética comunal del 100%, y en algunos casos ya lo han alcanzado. La conexión en red de la electricidad solar se inició en los años 1990 en más de 90 ciudades alemanas. 
Este éxito no hubiera sido posible sin la "remuneración dela inversión" de la base industrial necesaria para el programa "100.000 techos solares", lanzado por el gobierno alemán en 1999.
Este avance permitió evitar la emisión de más de 100 millones de toneladas de CO2, aportando así una contribución notable a la protección climática.
Esta medida constituye también un motor en materia de empleo (más de 214.000 nuevos empleos), inversiones y de exportaciones (más del 70% de los generadores fueron exportados).
Todos estos logros explican que más de 40 países en todo el mundo hayan copiado esta ley; incluso el parlamento de Michigan, EEUU: debate su sansión. Desde el año 2000, más del 95% de las inversiones provienen de empresas privadas o de empresas energéticas comunales. 
El ejemplo de Alemania indica los ejes principales para una penetración de las energías renovables:
- Un acceso a la corriente eléctrica independiente y descentralizado (en vez de una concentración en los sitios internacionales reputados "económicos").
- La descentralización política y la amornización del mercado.
- Inversiones autónomas orientadas al estricto objetivo de la economía energética.


Necesitamos aprender de estos países, que buscan una solución inteligente a un problema    complejo. En nuestro país es casi nula la producción de energía a partir de fuentes renovables,aportamos de manera constante al calentamiento global.


Ya sabemos que el cambio es posible, entonces, para cuando?


                                                                            
                                                                                       Fuente: "El Atlas III", Le monde diplomatique

lunes, 5 de septiembre de 2011

Fuentes alternativas II

La electricidad representa alrededor del 16% de la energía mundial, y es en ese sector ampliamente dominado por el carbón y el gas donde las fuentes de energía renovable encuentran su lugar.  Pero pese a representar formas limpias e inagotables, hay quienes siguen poniendo en dudas sobre si realmente representan un progreso real.

Dos tipos polémicas están a la cabeza de estos debates: aspectos técnicos-económicos (potencia real, eficacia económica, utilidad energética) y cuestiones ambientales (modificación del paisaje, ruidos, seguridad de los animales, etc.)
Con respecto a los costos, es verdad que este tipo de energías suelen ser un poco más elevadas que las tradicionales pero también es cierto que la electricidad renovable va en aumento, debido a la escases de combustibles. Otro diferenciador es que luego de la compra de la fuente de energía (paneles solares, molinos, etc.), en el largo plazo la energía obtenida será notoriamente más barata ya que elimina los gastos de transporte, la distribución, la comercialización y los impuestos de la energía tradicional que representan más de un 70% de la factura real.
La multiplicación de estas fuentes de energía parece inevitable y necesaria. Será entonces en beneficio de todos si se realizan en condiciones óptimas de respeto por los teritorios y mediante la apropación de los proyectos por parte de los ciudadanos. Abajo te contamos como funcionan otras 3 fuentes de energía sustentables.

Energía solar: la forma más simple de aprovechar la energía solar es calentar agua. Para ello bastan paneles solares que capten la energía en forma de calor y la transfieran a depósitos donde se acumula el agua. Para producir electricidad se utilizan grandes concentraciones de paneles termosolares (generan vapor que hacen mover las turbinas) o bien células fotovoltaicas de silicio que transforman directamente la energía solar en eléctrica. Los paneles solares se encuentran en el mercado desde hace más de 1 década, y su precio va en descenso. Es una de las formas más baratas de energía y se utiliza mucho en residencias alejadas de las ciudades que no cuentan con acceso a la red tradicional.

Biodigestores: es un sistema natural que aprovecha la digestión anaeróbica (en ausencia de oxígeno) de las bacterias que habitan en el estiércol de distintos animales de granja, para transformarlo en biogás y fertilizante. El biogás puede ser empleado como combustible en las cocinas, calefacción o iluminación, y en grandes instalaciones se puede utilizar para alimentar un motor que genere electricidad. El fertilizante, llamado biol, inicialmente se ha considerado un producto secundario, pero actualmente se está tratando con la misma importancia, o mayor, que el biogás, ya que provee a las familias de un fertilizante natural que mejora fuertemente el rendimiento de las cosechas. Los biodigestores familiares de bajo costo han sido desarrollados y están ampliamente implementados  en países en desarrollo, proporcionando una fuente de energía limpia y eficiente, además de ayudar a solucionar un gran problema: el estiércol de vaca es uno de los principales responsables del calentamiento global, ya que emite muchísimo metano a la atmósfera, y mientras más carne comamos (la tendencia mundial está en aumento) mayor es el riesgo. Pero si se obtiene el metano y se quema el gas, el daño es cientos de veces menor.

Energía eólica: En el mundo miles de aerogeneradores aprovechan el viento para producir electricidad. Este tipo de energía experimenta un desarrollo sostenido (entre un 20%  y 30% de crecimiento anual) En total, un centenar de países cuentan con instalaciones de este tipo. Suelen estar dentro de proyectos de plantas productoras de energía que luego la distribuyen en las distintas ciudades, ya que tiene una inversión inicial muy elevada, pero su potencial técnico también lo es. 

jueves, 1 de septiembre de 2011

Energías renovables I


Cada año llega a la tierra, en forma de energía solar, el equivalente a 60 billones de toneladas de petróleo. Con que sólo se aprovechara un 1%, la población mundial alcanzaría el nivel de consumo energético de los EEUU, el país que más consume.
 El gasto de un ciudadano medio de dicho país es 16 veces mayor que el de un africano medio. El problema reside en el modo de aprovechar monetariamente una fuente de energía que es inagotable y que se distribuye gratuitamente.
La evidencia de que el consumo de combustibles fósiles puede llevar a un punto sin retorno, los más de 65 millones de barriles diarios de petróleo que consumimos y los 3.500 millones de toneladas que se queman cada año aceleran el efecto invernadero y, con él, el cambio climático global. Además la energía nuclear no es tan limpia, segura o eficaz como se preveía. En cualquier caso, conviene un cambio de mentalidad. Utilizamos más energía de la necesaria. Y ese derroche repercute en los países más desfavorecidos.
 Últimamente se apuntan soluciones de tipo autosuficiente, que favorecen el ahorro y que no son contaminantes. De cualquier manera el debate sigue, la aplicación de este tipo de energías tienen, inevitablemente, un impacto en el medio ambiente. Animales y plantas de distintos biomas deben convivir con maquinarias, muchas veces peligrosas que dañan, no solo el paisaje, sino también su forma de vida y los exponen a peligros directos. Pero  creemos que esté es el camino, el del debate en las formas de aplicación menos dañinas, respetando al resto de los seres vivos con quienes compartimos el planeta, que proporcionan un equilibrio del cual dependemos directamente.
Por eso es importante comprometerse con estos cambios, y participar de manera directa en el debate de cuales son las más prácticas, eficaces y sustentables. Aquí te comentamos un poco de que se tratan alguna de las energías renovables más utilizadas en el mundo (habrá una segunda parte para que no sea tan largo), para que nosotros también formemos parte del cambio.

Minirepresas: las minirepresas hidráulicas generan electricidad allá donde se precisa, no alteran el curso del río, no requieren grandes masas de agua y el impacto ambiental es mínimo. China dispone de más de 100.000 instalaciones de este tipo, con las que suministra electricidad a dos tercios de la población rural y a un tercio de la población urbana. Por sus costes de instalación y mantenimiento,  por sus costes de instalación y mantenimiento, y por su rendimiento energético, son una alternativa para los países en desarrollo.

Energía de mareas: Mareas, fuerza de las olas, gradientes térmicos y salinos, vientos oceánicos y corrientes marinas ofrecen un potencial energético enorme. La fórmula más habitual de aprovecharla consiste en separar un estuario del mar mediante un dique y aprovechar la diferencia de nivel que se produce con las mareas. Se utiliza en Francia y en Rusia, y se ha comprobado que es útil para generar electricidad en cantidades apreciables.

Energía geotérmica: los cinco kilómetros exteriores de corteza terrestre contienen 40 millones de veces la energía que pueden proporcionar las actuales reservas de petróleo y gas. Pese al enorme potencial, su aprovechamiento es dificultoso dada la dispersión de dicha energía. Con todo, no es imposible. En Islandia, el 80% de la población se beneficia de calefacción geotérmica y en El Salvador el 40% del consumo eléctrico total tiene este origen.

sábado, 27 de agosto de 2011

Incluso caro, el petróleo no es bueno para la ecología

El barril de petróleo entro en una era de fluctuaciones ligada a la crisis económica. Pese a esos precios erráticos, la demanda de oro negro debería mantenerse e incitar a los petroleros a intensificar sus búsquedas en zonas de difícil acceso y sensibles para el medio ambiente.

En 1900 el mundo consumía menos de 1 millón de barriles por día, hoy, la demanda alcanza los 85 millones de barriles diarios. Demasiado influenciados por los lobbies “fósiles”, la mayoría de los dirigentes políticos y sus asesores son incapaces de emprender el camino de la sobriedad energética y de las energías “limpias”. En consecuencia, la exploración del petróleo y del gas avanza en forma acelerada, ya que, para algunos dentro de una década el 40% del petróleo consumido provendrá de pozos que aún no se han explotado o que se desconocen en la actualidad.

Tanto el alza del precio del barril como el aumento mundial de las temperaturas medias favorecen a los petroleros. Por un lado, un barril caro les ofrece los medios financieros para extraer el petróleo y gas de campos que hasta entonces eran caros de explotar; por el otro, el calentamiento global vuelve más fácil el acceso a zonas que antes eran inhóspitas.  En suma, cuando el ex presidente de EEUU George Bush, abiertamente cercano a los círculos del petróleo, se negaba a reconocer la realidad  del calentamiento climático, era el primero en sacar provecho de la situación.

Los principales contaminantes lanzados por los automóviles son: monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (NOx), hidrocarburos no quemados (HC), y compuestos de plomo.
No todos los vehículos lanzan los distintos tipos de contaminantes en las mismas proporciones; éstas dependerán del tipo de motor que se utilice. Los vehículos que emplean nafta como carburante emiten principalmente monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, hidrocarburos y compuestos de plomo. La emisión de este último tipo de contaminante se debe a la presencia en algunos tipos de nafta de tetraetilo de plomo, aditivo que se añade para aumentar su índice de octano.

Los principales contaminantes emitidos por los vehículos que utilizan motores de ciclo diésel (camiones y colectivos, por ejemplo) son partículas sólidas en forma de hollín que da lugar a los humos negros, hidrocarburos no quemados, óxidos de nitrógeno y anhídrido sulfuroso procedente del azufre contenido en el combustible.
Otro problema grave en la utilización del petróleo como fuente de energía, son los peligros que tiene su traslado, usualmente  por vía marítima.

Los grandes desastres, relacionados a los derrames producidos por accidentes en este tipo de traslados, han sido catastróficos.  Entre todos los accidentes de buques petroleros ya se han derramado más de 30 millones de toneladas de crudo a las aguas.

Otro problema, es que gracias a las nuevas tecnologías, se puede extraer el petróleo directamente desde las profundidades del océano. Aquí los accidentes tienen consecuencias incluso mayores, ya que, como pasó el 22 de abril del 2010 en el golfo de Mexico, una fisura en los conductos que extraen el petróleo es muy difícil de reparar, y genera el derrame de más de 800 mil litros DIARIOS.
Las complicaciones que el derrame trae a la vida silvestre son incalculables, produciendo muertes por intoxicación, entre otros.



   




viernes, 19 de agosto de 2011

La energía nuclear y sus peligros


La energía nuclear civil conoció su mayor expansión después del “shock” del petróleo de 1973-1974. Ese desarrollo se vio interrumpido en la mayoría de los países tras los accidentes de Three Mile Island en 1979 y  Chernobyl en 1986. Pero esa pausa parece estar llegando a su fin.

La energía nuclear representa el 20% de la electricidad mundial,el  30% en Japón, 54% en Bélgica, 76,9% en Francia.  Aunque se sabe de  peligros bien identificados: irradiación a los trabajadores y poblaciones vecinas en caso de funcionamiento anormal, accidentes muy graves, dificultad de tratamiento de los deshechos de larga duración de vida,Sin olvidar el peligro asociado a la proliferación de las armas nucleares que la existencia de una industria nuclear civil puede favorecer. 

Los riesgos en caso de funcionamiento anormal podrán ser limitados, a condición de que no se tolere ninguna violación de las reglas de seguridad. Las amenazas de accidentes también suponen que se mantenga  e instaure la cultura de la vigilancia. La cuestión de los deshechos es más delicada, remite a decisiones estructurales para la gestión da largo plazo de los recursos globales en combustibles nucleares y para las redes que es necesario crear.
Este año vivimos el último desastre nuclear con el terremoto en Japón y el derrame de material radioactivo al océano, algunos países, a partir de este desastre, se comprometieron a eliminar paulatinamente la energía nuclear como fuente… Pero tendremos que esperar para ver si fue solo un comentario del momento.

Contamos con la tecnología para desarrollar energías limpias que no pongan en peligro a los seres vivos, solo hace falta ponerlas en práctica y creer en el cambio.

Aquí les dejamos una curiosidad... un video de Disney que presenta la energía nuclear, como la energía del futuro, antes de los desastres producidos por este tipo de energía.


miércoles, 17 de agosto de 2011

Carbón

Seguimos con el tema del carbón y por eso queremos compartir con ustedes una interesante infografía donde se puede aprender acerca de qué es el carbón, los métodos de minería, el funcionamiento de una central térmica y los usos comunes del carbón de una forma muy dinámica. Que lo disfruten!